Hoteles que son terapia: cinco direcciones para resetear

Hoteles que son terapia: cinco direcciones para resetear

Hoteles que son terapia: cinco direcciones para resetear

Cortijo Montano (Jaén)

El Cortijo Montano es una casa típica de piedra en una finca de frutales y olivos (donde la familia propietaria produce su propio aceite), por el que hasta pasa un meandro del río Guadalquivir. Cumpliendo los requisitos de los que trata este artículo, este cortijo, que se alquila en su totalidad y no por habitaciones, se encuentra en la comarca de La Loma, en el centro de la provincia de Jaén, un lugar cuya escasa popularidad lo ha dotado de mucho carácter rural. Y un punto más a favor: la casa está totalmente aislada, a 8 kilómetros del pueblo más cercano, pero también cerca de Úbeda y Baeza, ambas ciudades Patrimonio de la Humanidad, por si la necesidad de socialización apremia. Arantxa Neyra, su propietaria, cuenta que, cuando compraron el terreno, el cortijo estaba casi destruido. “He estado viajando tantos años por trabajo, visitando tantos hoteles, que siempre había tenido esa fantasía de recibir a viajeros en mi casa, así que decidí rehabilitarla”.

El cortijo es muy espacioso (200 m2 por planta) y cuenta con 6 habitaciones y 3 baños además de una cocina, comedor y salones, aire acondicionado, internet y mucho mimo. “El plan aquí es disfrutar la casa, hacer barbacoas, cenar en el porche, bañarse en la piscina, ir a coger fruta a los árboles de la finca (el inquilino puede coger lo que quiera y dejar un importe simbólico que luego la familia dona a una ONG de la zona) o bien salir a conocer los alrededores. “En el pueblo de al lado, cuenta Neyra, está una de las mejores almazaras turísticas de la zona, que da visitas en varios idiomas explicando el proceso de creación del aceite de oliva (Jaén produce más del 50% del aceite de oliva del mundo) y una panificadora, donde pasarse a comprar pan recién hecho y dulces”.

Hoteles que son terapia: cinco direcciones para resetear

En mitad de la ‘casi’ nada apetece salir a recorrer la vía verde bien sea en bici o caminando o dejarse atrapar por la naturaleza, que de esto en Jaén saben mucho. También se puede disfrutar de la otra gran revolución de la zona, que ha sido, claro, la gastronómica. Son las nuevas estrellas Michelin de la provincia: Dama Juan y Bagá, en Jaén capital, ambas ubicadas a una conveniente media hora del cortijo.