¿Quiénes son los amos del mundo? Carta a los escépticos.

¿Quiénes son los amos del mundo? Carta a los escépticos.

¿Quiénes son los amos del mundo? Carta a los escépticos.

Publicado:
Publicado en:
ALEJANDRO ROSELLÓ, Opinión
Autor:
El nostre ciutat

¿Quién está en la punta más alta de la pirámide social? La pandemia ha disparado las fortunas de los más ricos, que han aumentado hasta por 30% su fortuna en el último año: Jeff Bezos (Amazon), Elon Musk (Tesla), Bill Gates (Microsoft) y cuatro aristogatos más. Menos del 1% de la población acumulan más que el 99% de la población restante. Así de increíble y de cierto; injusto, poco ético, mezquino y rastrero. La pura hambre y la mísera pobreza siguen siendo la pandemia que más muertes y enfermedades causa y la más sencilla de curar si se repartieran agua y alimentos antes que vacunas y medicamentos. Y encima tal desigualdad sigue creciendo pues el capital por su propia lógica tiende a acumularse cada vez más en menos manos y la ambición de algunos no parece tener fin… Pero, aún incluso por encima de estos nombres conocidos, ¿quiénes son esos archimegabillonarios anónimos que no aparecen en las estadísticas públicas de los medios de comunicación y son tan difíciles de rastrear? ¿Quién es la élite de la élite? ¿El 1% del 1%? ¿Y por qué permanecen ocultos y no dan la cara? ¿Se puede saber quién son con nombre y apellidos? Cuesta un poco, desde luego que hay que ir más allá de Wikipedia, pero gracias a las nuevas tecnologías y a canales alternativos de información, cualquiera que dedique un poco de tiempo a investigar puede llegar a averiguarlo y sacar sus propias conclusiones. A mí me ha servido para confirmar mis sospechas más recalcitrantes: bancos, farmacéuticas y medios de comunicación tienen un mismo dueño, BlackRock. Pero vayamos por partes.

Tras la explosión de la burbuja financiera del 2008 el rescate de los bancos fue a cargo de Larry Fink, dueño nominal de BlackRock, una especie de gestora de fondos de inversión que precisamente había sido una de los mayores responsables de dicha crisis con sus fondos buitres y demás estafas inmobiliarias, siendo a la vez los mayores accionistas de los bancos en quiebra que había que rescatar con el dinero de los ciudadanos a través de sus gobiernos: pagas para que te saque del pozo al cabrón que te ha tirado a él… ¿Qué sentido tiene? Esto hizo que BlackRock tuviera con el tiempo el control de más del 50% de la economía de EEUU y el 13% de la Economía Mundial. ¿Y cómo son los dueños del mundo? Al ser accionistas mayoritarios de todos los grandes bancos de EEUU y de la mayoría del resto del mundo, así como de las super empresas internacionales (Apple, Google, Amazon) y de grandes negocios por todo el mundo desde China a España, su voto como accionistas mayoritarios decide de facto la dirección y el comportamiento de dichas empresas. Monopolio en toda regla, virtual y al mismo tiempo real: amos de los dueños de las empresas que aparentemente compiten entre ellas, Coca-Cola y PepsiCo, McDonald’s y Burger King. Son ellos los responsables directos del hambre en el mundo, de la deforestación de los bosques y la depredación de los recursos naturales, de la contaminación más asquerosa de nuestro hermoso planeta pero también de forma indirecta controlan tu cuenta bancaria y son los que te conceden o no una hipoteca. En definitiva, son ellos –y no otros- los que en última instancia dicen a los gobiernos y a los organismos internacionales pagados por ellos mismos que las vacunas de sus farmacéuticas son tan necesarias para tu salud y bienestar. Y tú a pasar una y otra vez por el aro. ¿Hasta cuándo?

Tras la tormenta perfecta del 2008, los que esconden sus caras en BlackRockse aliaron con otro fondo fantasma de inversiones, Vanguard Group, que ahora son a su vez los mayores accionistas de BlackRock, para liar aún más la perdiz y hacer el rastreo del capo mafioso aún más sinuoso. Y desde que se inició la pandemia lo están comprando todo lo que les faltaba de forma sibilina y silenciosa. Y todo es todo. Desde el mercado de las viviendas, a las empresas tecnológicas, pasando por los bitcoins y por supuesto los medios de comunicación que son los que deciden lo que es una “fake new” o narrativa permitida dentro del discurso oficialista. De hecho en España ya son también los putos amos con la pleitesía y entusiasmo de nuestro servil presidente guapo, y tras la reciente compra de acciones en CaixaBank el verano pasado, ya poseen el monopolio de toda la banca española siendo los accionistas mayoritarios de Banco Santander, Sabadell y BBVA y, por supuesto, también de la mayoría de empresas del Ibex 35, incluidas Telefónica, Iberdrola, Repsol, AtresMedia y Mediaset. Así que estas una-dos compañías de inversión son los dueños de España y del mundo, de su tecnología, de su información y de su salud, de su vivienda, de su ocio y de su alimentación… de todo. Y esto no es cuestión de ser conspiranoico sino de haberse informado un poco y mirar los últimos movimientos al respecto en la sección de economía de algunos periódicos. Pero, ¿para qué me voy a tomar yo esa molestia? ¿Qué rollo, no?

¿Quiénes son los amos del mundo? Carta a los escépticos.

Bueno, entonces, ¿quiénes son esas personas para los que Gates, Bezos o Musk son sólo perrillos falderos? Pues en realidad los propietarios de esos fondos de inversión son las mismas familias de hace tiempo: Rockefeller, Rothschild, Morgan, Vanderbilt, Bush, la familia real británica y algunas pocas más, escondidas en Fundaciones y otros organismos internacionales que van de buenísimos filántropos y mediadores de la justicia y el orden. Como digo, tú mismo puedes confirmar todo esto con un mínimo de investigación. Nunca en la historia de la humanidad hubo tanta información accesible para conocer la verdad y nunca hubo tanta gente negándose a verla. Estos son los verdaderos amos del mundo que se esconden cobardes como bellacos pese a todo su poder y todo su capital… En fin, remito a lo escrito en anteriores artículos, invito de nuevo a la inteligencia, a escuchar las propias reivindicaciones de la razón humana, al sentido común -con todo- el más común de los sentidos…

Pero sí, cada uno tiene su tiempo, pues nadie puede ver lo que no quiere ver. Así de fácil. Así que ¿cuándo querrás ver tú por ti mismo lo que es evidente para cada vez más gente? Sólo tienes que tomarte la molestia de tirar de un hilo, cualquiera: la incidencia del virus en África con apenas su población “vacunada”, los casos de muerte o problemas cardíacos graves de repente en deportistas de élite, los nuevos efectos secundarios a añadir a los ya conocidos que van saliendo a corto y medio plazo (parestesia con Moderna, mielitis transversa con Jansen y AstraZeneca, “arrepentitis” con otras), los problemas “raros” en niños sanos, el Foro de Davos, etc… Si los ensayos clínicos experimentales de las farmacéuticas se hacen en laboratorios con probetas, conejillos y ratones, ¿quién te crees que quieren que seas? Por favor… Despierta ya! Los camioneros canadienses cortando las fronteras con EEUU, a cuya iniciativa se están uniendo camioneros de toda Europa en convoy para ir a Bruselas y a cada capital del mundo (World Freedom Convoy), no van a salir mucho en las noticias, pero sí en Telegram, que Alemania ya hace tiempo quiere eliminar, y en otros canales y plataformas alternativas y divergentes a la narrativa maniquea. Y sólo por eso son fake news!? Venga vaaaa. Espabila ya, y piensa un poco por ti mismo, que nadie lo va a hacer por ti, aunque parezca fastidiosa tarea, no hace falta ser un puto filósofo, si es que no lo somos todos…

Y es que esto ya se cae por todos los lados, hasta en la caja tonta ya se van colando noticias que no sabes muy bien cómo las van a hacer encajar en todo lo que hasta hace nada habían estado diciendo. La confusión es total, el absurdo hilarante, distintas lógicas y estrategias por continentes, países y comunidades, descomunal el desaguisado de nuestros dirigentes, quizá porque el caos en la parte más alta y oscura de la cúspide de la pirámide de mierda ya es visible para cualquiera que simplemente quiera… ejercitar en la práctica su natural inteligencia. Gaya ciencia, titulaba un libro un tal Nietzsche, otro loco negacionista de esos… Y es que a los de arriba de los de arriba–donde no hay que mirar- les pierde aún más la ambición si cabe. Y desde el primer momento. Se les fue la mano con lo del confinamiento a nivel planetario y mantener ese relato empezando tan fuerte es mucho esfuerzo, algo insostenible en el tiempo para cualquiera… hasta para ellos. El discurso oficial se cae por todos los lados, es inevitable, la presión no puede mantenerse a esa intensidad y la maquinaria echa humo por todos los lados a punto de estallar. Y es que el tiempo pone cada cosa en lugar. Va a petar: y no lo va a evitar ni un MetaPerverso ideal ni el transhumanismo tecnológico (en la última reunión para accionistas del pasado 27 de enero del 2022 BlacRock “recomendaba” invertir en todo lo relacionado con el “ecosistema virtual”, gafas de realidad aumentada y firmas de lujo volcadas en la digitalización como Gucci, que vendió un bolso virtual por 4.000 dólares), ni cortinas de humo ucranianas con nuevas viejas guerras frías ni “vacunas” en pastillas ni pasaporte de esclavos ni bozales para pasear ni pollas en vinagre más. La distracción, el miedo y la confusión para imposición/implantación es un hecho evidente ya para algunos que no son pocos, mañana para muchos más, hoy para cualquiera que se tome la simple molestia de estirar uno de los tantos hilos de una madeja que lánguidamente va deshilvanándose… Tienes hilo de sobra para dar puntadas.

Y ya está bien de estigmatizar, yo no soy negacionista ni conspiranoico. No. Soy un ser humano libre que trabaja como profesor de filosofía y valores en un instituto de secundaria de Alcoy, el de la moral del equipo de fútbol, sí, pero ya antes el de los revolucionarios cantonalistas que se autodeclararon independientes llamando la atención y la pluma de Engels y Marx. Poco tiempo después Hegel resumió así la dialéctica entre amo y esclavo: el amo no le teme a la muerte y lo más importante para él es su libertad; mientras que el esclavo, teme a la muerte y no le importa tanto su libertad. ¿Tú con cuál te identificas más? La putada es que ambos se necesiten tanto, o no tanto -quizá- si en realidad ambos –luz y sombra- están en tu interior ya… Humor y Amor para todos en estos tiempos de deconstrucción y recreación, tiempo de acción pues, no de espectador o actor secundario sino de actor principal y protagonista de tu propia extraordinaria e irrepetible vida… Tu existencia es tu responsabilidad, entendiendo ésta como habilidad de respuesta. No la proyectes más afuera y empieza a actuar con más honestidad y consciencia… Gracias, mi amor, tú la llevas…

#OpinióAlejandro RosellóOpinion