Nos ha sido imposible calcular cuántas bailarinas, alpargatas y sandalias de pala caben en este mueble de Maisons Du Monde, pero te podemos asegurar que MUCHÍSIMAS

Nos ha sido imposible calcular cuántas bailarinas, alpargatas y sandalias de pala caben en este mueble de Maisons Du Monde, pero te podemos asegurar que MUCHÍSIMAS

Nos ha sido imposible calcular cuántas bailarinas, alpargatas y sandalias de pala caben en este mueble de Maisons Du Monde, pero te podemos asegurar que MUCHÍSIMAS

Más de:

Zapatos

Decoración

Sandalias

Maisons du Monde

Varios miles de pares de zapatos tenía Imelda Marcos, ex primera dama de Filipinas y adicta al lujo. Y otros tantos dicen que tiene la estilista italiana Anna Dello Russo , de la cual incluso la prensa contó que hubo un momento en el que dedicar el espacio de su presumimos enorme cocina para guardar y acumular tacones no fue suficiente, por lo que tuvo que comprar una segunda casa y convertirla en un vestidor. Un sueño hecho realidad.

Ver 9 fotos

9 pares de Zara, Uterqüe y Stradivarius para esas miles y miles de chicas que cada primavera buscan alpargatas y zapatos destalonados con puntera bicolor

Nuestro amor por los zapatos es directamente proporcional al suyo, pero seamos realistas, excepto unas pocas mujeres en el mundo entre las que además de las anteriores seguro que incluiríamos a Rihanna , las hermanas Kardashian , Jennifer Lopez , Mariah Carey ... ninguna tiene mil, dos mil, tres o cuatro mil zapatos; llegar a 50 pares es ya todo un logro, y para esta cifra podría estar hecho este mueble reconvertido por nosotras en zapatero y firmado por Maisons du Monde.

© Cortesía Maisons du Monde

Pensado y diseñado inicialmente como un mueble de cocina para almacenar fruta y verdura, nuestra imaginación ha ido bastante más allá hasta reconvertirlo en un zapatero perfecto para guardar y manener ordenados varias decenas de pares de zapatos sin ocupar mucho espacio ni perder de vista el concepto del diseño, fundamental en los tiempos que corren porque nos hace sentir mejor.