Memocan, la ardilla que fue rescatada por un joyero y se convirtió en guardia de seguridad

Memocan, la ardilla que fue rescatada por un joyero y se convirtió en guardia de seguridad

Memocan, la ardilla que fue rescatada por un joyero y se convirtió en guardia de seguridad

Las cámaras de seguridad, los vidrios blindados y las alarmas suelen ser algunos de los dispositivos que protegen a las joyerías para evitar los robos. Sin embargo, en Turquía hay un local con un llamativo guardia en la caja registradora: se llama Memocan y es una ardilla.

La historia del animal más famoso de la ciudad de Diyarbakir empezó cuando Mehmet Yuksel, el propietario del negocio, paseaba por un bosque y se encontró a la ardilla herida. Sin dudarlo, la rescató.

Mientras sus heridas se curaban, el joyero la llevó a su negocio y Memocan no tardó mucho tiempo en encontrar su lugar. En un video que se viralizó en las redes sociales se puede ver cómo con sus afilados dientes y uñas ataca a las personas que intentan agarrar los billetes. También se la ve en las vitrinas de la joyería jugando con colgantes de oro.

// Alerta por invasión de ardillas: qué daños pueden provocar y qué hacer si se atrapa a una

Memocan, la ardilla que fue rescatada por un joyero y se convirtió en guardia de seguridad

“Memocan interviene de inmediato cuando un extraño intenta tomar el dinero y el oro de la caja registradora y ataca. Al principio, pensé que esto era una coincidencia, pero luego me di cuenta de que no era el caso”, contaba Yuksel a la agencia de noticias Reuters.

No obstante, el joyero tuvo que removerla de su puesto a raíz de la ferocidad del simpático animal en la defensa de la recaudación. Yuksel tuvo que alejarla de la caja registradora porque algunos empleados no podían usarla. En varias ocasiones les hizo sangrar los dedos.

// Escobar: los vecinos están preocupados por una invasión de ardillas

A pesar de su violento comportamiento cuando está cerca del dinero, la ardilla es tranquila y se deja tocar por los clientes que van a la joyería solo para conocerla. Memocan se convirtió en toda una atracción en la ciudad turca y en un obstáculo ineludible para los ladrones.

Aquellas personas que todavía quieren conocer a la llamativa ardilla tendrán que apurarse. Su dueño asegura que su relación se acerca a su final: “Por supuesto, una vez que se recupere la lesión, Memocan volverá a la naturaleza. Pertenece allí”.